EU y Rusia intercambiaron al exmarine Trevor Reed por el piloto Konstantin Yaroshenko

Moscú, a través de su Ministerio de Exteriores, afirmó que dicho canje deriva de «un largo proceso de negociaciones». El intercambio entre los dos detenidos se produjo en un tercer país.

Los gobiernos de Estados Unidos y Rusia pactaron un canje de presos que implicará la vuelta a sus respectivos países del exmarine norteamericano Trevor Reed y del piloto ruso Konstantin Yaroshenko, a pesar de las actuales tensiones entre Washington y Moscú a cuenta de la guerra en Ucrania.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó en un comunicado la «libertad» de Reed, condenado a nueve años de prisión por Rusia por agredir a un policía. Tanto su entorno como las propias autoridades norteamericanas habían puesto en cuestión las acusaciones, denunciando además un empeoramiento en la salud de Reed.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aplaudió la entrega de su compatriota con un reconocimiento a los «muchos aliados y socios» que han contribuido de alguna manera a la «importante liberación» de Reed.

Biden reconoció que la entrega ha sido fruto de negociaciones e implicó «decisiones difíciles que no se han tomado a la ligera», sin aludir directamente a la entrega de Yaroshenko, que sí confirmó en cambio la parte rusa.

Moscú, a través de su Ministerio de Exteriores, afirmó que dicho canje deriva de «un largo proceso de negociaciones». El intercambio entre los dos detenidos se produjo en un tercer país, según fuentes de la defensa de Yaroshenko citadas por la agencia de noticias Interfax.

Sobre Yaroshenko pesaba una condena de 20 años de cárcel por narcotráfico y, al igual que Reed, su caso también había sido objeto de varias reivindicaciones públicas por parte del gobierno de Rusia.

Biden reiteró el compromiso de su Administración para recuperar a todos los «rehenes» que permanecen en el extranjero y ha citado también a Paul Whelan, otro exmarine condenado por espionaje en Rusia y cuyo caso genera también dudas a Washington.

La familia de Reed celebró el fin de una «pesadilla». «Hoy, ha habido respuesta a nuestras oraciones y Trevor está a salvo y de camino a Estados Unidos», reza un comunicado en el que se alude a Whelan y a otros norteamericanos «detenidos erróneamente» en el extranjero, con la esperanza de que se resuelvan sus situaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *